Un argumento contra el aborto

Nota: Partes del argumento que sigue suenan como si aceptara la eutanasia consensual. No lo hago: matar intencionalmente a personas jurídicamente inocentes, ya sea que consientan o no, está mal. Pero no hago uso de esta creencia en el argumento, y mi argumento está en gran parte dirigido a personas que no comparten esta creencia mía sobre la eutanasia.

Este post está dividido en tres secciones: la primera dando un argumento estándar contra el aborto; la segunda dando una respuesta estándar, y la tercera argumentando que la respuesta estándar es insatisfactoria, al menos si se permite que se pueda desear racionalmente morir —una tesis de la que no estoy seguro—pero que pocas personas que no son ya pro-vida negarán.

Parte I

Un argumento estándar contra el aborto

Esto requiere dos pasos. Primero, uno muestra que un feto típico tendría un futuro del mismo tipo que el nuestro si no fuera asesinado. Esto puede implicar argumentos metafísicos para establecer que el futuro es en realidad el futuro del feto en el sentido de que el feto es idéntico al ser humano adulto. El segundo paso es mostrar que al menos una de las razones por las que está mal matarte a ti o a mí es que nos privaría inmerecidamente de este tipo de futuro, por lo que está mal matar a un feto típico por exactamente la misma razón.

Parte II

Una respuesta estándar:

Conceder, al menos por el bien de la discusión, la afirmación de que el feto tendría un futuro como el nuestro, pero negar que la inmerecida privación de una vida futura como la nuestra hace que la matanza esté mal. En cambio, lo que hace que matar a alguien esté mal es que hacerlo va en contra de los intereses de la persona, que se definen en términos de los deseos que la persona tiene (en una versión burda de la respuesta) o tendría en circunstancias mentales ideales (en una versión menos burda de la respuesta), deseos cuya realización requiere la continuación de la vida. La razón para optar por el punto de vista del “deseo ideal” es alguna versión del ejemplo del adolescente suicida: está mal matar al adolescente suicida aunque éste carezca de todos los deseos dirigidos al futuro. Pero, se argumenta, en circunstancias mentales ideales, el adolescente querría vivir, así que una historia mejor es la del deseo ideal.

Parte III

Una respuesta a la respuesta

No es el caso que lo que hace que esté mal matar a x es que x real o idealmente tenga deseos que requieran la continuación de la vida. Supongamos que George no desea real o idealmente la continuación de la vida. Es un miserable, abandonado por todos sus amigos, ya no es capaz de comprometerse en ninguno de sus proyectos pasados, en las garras de una dolorosa enfermedad terminal. No parece tan inverosímil suponer que George pueda desear racionalmente morir, de modo que no sólo tiene el deseo de morir realmente sino también idealmente. También podemos suponer que no tiene deseos ideales realizables incompatibles con el deseo de morir. Algunas personas fuertemente pro-vida negarán la idea de que uno puede desear racionalmente morir, pero sospecho que hay muy, muy pocos filósofos pro-elección que disputen esto. Además, incluso alguien completamente opuesto a la eutanasia puede sostener que es racional tener el deseo de morir siempre y cuando se añada que es erróneo actuar sobre ese deseo (aparte de quizás rezar por la muerte).

Así que, para recapitular, suponemos —y pocos pro-elección nos negarán esta suposición— que George racional, consistente e idealmente desea morir. Por la respuesta en la Parte II, lo que hace que esté mal matar a la gente son los deseos reales o ideales que requieren una existencia futura. Pero George no tiene tales deseos, y por lo tanto se deduce que no está mal matarlo. Pero esto es absurdo.

Un lector podría decir: «Así que has demostrado que si aceptas la Parte II, aceptas la permisividad de la eutanasia. Casi todos los que están a favor del aborto ya aceptan la permisividad de la eutanasia, así que esto no es una reductio.» Pero eso sería un error. Porque yo no he dicho que George consienta en ser asesinado. Todo lo que dije es que desea la muerte. Una cosa es desear algo y otra consentirlo. Y sospecho que la mayoría de la gente pro-elección estará de acuerdo en que está mal matar a un adulto inocente sin consentimiento, incluso si ese adulto desea ser asesinado. Porque es el consentimiento más que el deseo lo que importa aquí. ¿Por qué George no consentiría? Aquí hay una gran cantidad de posibilidades, incluyendo puntos de vista religiosos, puntos de vista sobre la santidad de la vida, puntos de vista sobre la forma en que matarlo deshumanizaría al asesino, etc.

Así que no basta con establecer la falta de deseos reales o ideales que presuponen la vida futura para demostrar que un asesinato es permisible. El paso II falla.

¿Podríamos decir que el feto consiente en ser asesinado, de modo que podríamos decir que es permisible matar a alguien que carece de deseos reales o ideales que presuponen la vida futura si la víctima consiente en ser asesinada? No: el feto claramente no consiente. ¿Podríamos decir que el feto consentiría si se le pudiera pedir? No tenemos ninguna razón para suponer eso. En el caso típico, se le pediría al feto que renunciara a un futuro como el nuestro sin ningún beneficio compensatorio para el feto, y no hay razón para suponer una respuesta positiva a un trato como ese. Alternativamente, tal vez, podríamos manejar la cuestión del consentimiento de la manera en que lo hacemos en la práctica: nombrar un apoderado. Pero tenga en cuenta que un apoderado no puede tener un conflicto de intereses potencial, y en el caso del aborto, la madre sí tiene un conflicto de intereses potencial (si está considerando el aborto, no es improbable que sea el caso porque considera que el embarazo entra en conflicto con sus intereses o los intereses de su pareja o de sus otros hijos). Más bien, el apoderado tiene que ser alguien que considere principalmente lo que es bueno para el individuo que ella es un apoderado. Sospecho que, dadas las consideraciones de «un futuro como el nuestro», en los casos típicos tal apoderado no estará de acuerdo con el aborto.

¿Podríamos decir en cambio que el feto no disiente de ser asesinado, y que es permisible matar a alguien que (a) carece de deseos reales o ideales que presupongan una vida futura, y (b) no disiente de ser asesinado? Ese requisito parece demasiado débil. Estaría mal disparar a George sin su consentimiento positivo (si es capaz de darlo) o su presunto consentimiento o el consentimiento de su representante, creo.

Una última opción (Frank Beckwith sugirió algo así): Tal vez el oponente pro-elección puede decir que tener (real o idealmente) deseos, o deseos de cierto tipo, es parte de lo que hace que uno sea una persona, y por lo tanto no es el caso que matar a alguien que tiene el deseo de vivir esté mal porque va en contra de ese deseo, pero lo que hace que esté mal matar es que se trate de una persona que no es asesinada por consentimiento. Si uno toma este punto de vista, entonces parece que se obtiene un relato completamente diferente de la injusticia de matar del que se da en la Parte II. No es el tener deseos que presuponen una vida futura lo que hace que esté mal que uno sea asesinado (al menos si es inocente), pero, simplemente lo que hace que esté mal matar a X es que X es una persona sin consentimiento. Sus deseos son irrelevantes: sólo el consentimiento importa aquí. Sin embargo, este relato de lo que está mal en matar es inferior al relato del marqués en la parte I. Porque no muestra cómo matar a alguien es diferente de hacer otras cosas que la persona no consiente, como dar palmaditas en el hombro. Dar palmaditas en el hombro puede estar mal sin consentimiento (aunque probablemente no siempre esté mal), pero es claramente mucho menos malo que matar a alguien. Tampoco es que la víctima tenga real o idealmente un deseo más fuerte de no ser asesinada que de no ser acariciada, o que disienta más fuertemente de ser asesinada que de no ser acariciada, ya que ninguna de las dos cosas puede ser verdad, al menos si asumimos que uno puede desear racionalmente estar muerto.

Así que me parece que es difícil rescatar la Parte II, y de ahí la afirmación del argumento del Marqués de que si un feto tiene un futuro como el nuestro entonces está mal abortar al feto.

Alexander Pruss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s