Consentimiento unánime de los Padres

Por Steve Ray

El consentimiento unánime de los Padres (unanimem consensum Patrum) se refiere a la enseñanza moralmente unánime de los Padres de la Iglesia sobre ciertas doctrinas reveladas por Dios e interpretaciones de la Escritura recibidas por la Iglesia universal. Los Padres individuales no son personalmente infalibles, y una discrepancia de unos pocos testigos patrísticos no perjudica el testimonio patrístico colectivo.

La palabra «unánime» viene de dos palabras latinas: únus, (uno) más animus, (mente). «Consentimiento» en latín significa acuerdo, convenio y armonía; ser de la misma mente u opinión. Cuando los Padres hablan en armonía, con una sola mente en general —no necesariamente todos y cada uno de ellos están de acuerdo en cada detalle, sino por consenso y acuerdo general— tenemos «consentimiento unánime». Las enseñanzas de los Padres nos proporcionan un testimonio auténtico de la tradición apostólica.

San Ireneo (d. C. 130 – 200) escribe sobre la «tradición derivada de los apóstoles, de la grandísima, antiquísima y universalmente conocida Iglesia fundada y organizada en Roma» (Contra las herejías, III, 3, 2), y la «tradición que procede de los apóstoles [y] que se conserva por medio de las sucesiones de presbíteros en las Iglesias» (Ibid, III, 2, 2) que «existe así en la Iglesia y es permanente entre nosotros» (Ibid., III, 5, 1). El consentimiento unánime se desarrolla a partir de la comprensión de la enseñanza apostólica conservada en la Iglesia con los Padres como su auténtico testigo.

San Vicente de Lerín, explica la enseñanza de la Iglesia: «En la misma Iglesia católica, se debe tener todo el cuidado posible, para que mantengamos aquella fe que ha sido creída en todas partes, siempre, por todos. Porque eso es verdaderamente y en el más estricto sentido “católico”, que, como el mismo nombre y la razón de la cosa declaran, comprende a todos universalmente. Esta regla la observaremos si seguimos la universalidad, la antigüedad, el consentimiento. Seguiremos la universalidad si confesamos que la única fe es la que confiesa toda la Iglesia en todo el mundo; la antigüedad, si no nos apartamos en modo alguno de las interpretaciones que es evidente que sostuvieron notoriamente nuestros santos antepasados y padres; el consentimiento, igualmente, si en la misma antigüedad nos adherimos a las definiciones y determinaciones consentidas de todos, o al menos de casi todos los sacerdotes y doctores» (Commonitory 2). Nótese que San Vicente menciona a «casi todos los sacerdotes y doctores».

La frase «Consentimiento unánime de los Padres» tuvo una aplicación específica tal como se utilizó en el Concilio de Trento (Cuarta Sesión), y se reiteró en el Concilio Vaticano I (Decretos Dogmáticos del Concilio Vaticano, cap. 2). Los Padres del Concilio aplicaron específicamente la frase a la interpretación de las Escrituras. La confusión bíblica y teológica se extendió a raíz de la Reforma Protestante. Martín Lutero declaró «Hay casi tantas sectas y creencias como cabezas; ésta no admite el bautismo; aquélla rechaza el sacramento del altar; otra sitúa otro mundo entre el actual y el día del juicio; algunos enseñan que Jesucristo no es Dios. No hay un individuo, por muy payaso que sea, que no pretenda estar inspirado por el Espíritu Santo, y que no exponga como profecías sus desvaríos y sueños.»

Los Padres del Concilio de Trento (1554-63) afirmaron la antigua costumbre de que la comprensión adecuada de la Escritura era la que sostenían los Padres de la Iglesia para poner orden en el caos envolvente. La oposición a la enseñanza de la Iglesia está ejemplificada por William Webster (The Church of Rome at the Bar of History [Carlisle, PA: Banner of Truth Trust, 1995]), quien tergiversa a los Padres del Concilio al redefinir y aplicar erróneamente el «consentimiento unánime».

En primer lugar, al redefinir, da a entender que el consentimiento unánime significa que cada Padre debe haber mantenido las mismas tradiciones plenamente desarrolladas y haberlas enseñado claramente en los mismos términos que se utilizaron posteriormente en los Concilios de la Iglesia. Este es un falso entendimiento de la frase e incluso en la ley americana el consentimiento unánime «no siempre significa que cada uno de los presentes haya votado a favor de la proposición, pero puede, y generalmente lo hace, cuando se hace una votación [verbal], que nadie votó en negativo» (Black’s Law Dictionary). En segundo lugar, aplica erróneamente el término, no a la interpretación de las Escrituras, como pretendían los Padres del Concilio, sino a la tradición. Sus afirmaciones no son ciertas, pero utilizando una definición y aplicación sesgadas de «consentimiento unánime», utiliza pasajes patrísticos selectivos como textos de prueba para su análisis de los Padres.

Por ejemplo, los Padres individuales pueden explicar «la Roca» en Mateo 16 como Jesús, Pedro, la confesión de Pedro o la fe de Pedro. Incluso el Catecismo de la Iglesia Católica se refiere a la «Roca» de Mateo 16 como Pedro en un lugar (CIC 552) y su fe (CIC 424) en otro. Mateo 16 puede aplicarse de muchas maneras para refutar las falsas enseñanzas e instruir a los fieles sin hacer hincapié en la interpretación literal e histórica de Pedro como la Roca sobre la que se ha construido su Iglesia. Webster y otros enfatizan varias aplicaciones patrísticas de un pasaje bíblico como «prueba» del consentimiento no unánime.

Discutiendo ciertas variaciones en las interpretaciones de los Padres, el Papa León XIII (El estudio de la Sagrada Escritura, de la encíclica Providentissimus Deus, noviembre de 1893) escribe: «Porque la defensa de la Sagrada Escritura debe ser llevada a cabo vigorosamente, todas las opiniones que los Padres individuales o los intérpretes recientes han expuesto al explicarla no necesitan ser mantenidas igualmente. Porque ellos, al interpretar los pasajes en los que se trata de cuestiones físicas, han emitido juicios según las opiniones de la época y, por tanto, no siempre según la verdad, de modo que han hecho afirmaciones que hoy no son aprobadas. Por lo tanto, debemos discernir cuidadosamente lo que dictan que realmente pertenece a la fe o está íntimamente relacionado con ella, y lo que dictan con un consentimiento unánime; porque “en aquellos asuntos que no están bajo la obligación de la fe, los santos eran libres de tener diferentes opiniones, al igual que nosotros”, según la opinión de Santo Tomás.»

REFERENCIAS.

St. Irenaeus’ quote: Ante-Nicene Fathers. Roberts and Donaldson, Eerdmans, 1985, vol. 1, p. 415, 417).

St. Vincent’s quote: Nicene and Post-Nicene Fathers, 2nd series, ed. Philip Schaff and Henry Wace, Eerdmans, 1980, vol. 11, p. 132.

Luther quote: (Leslie Rumble, Bible Quizzes to a Street Preacher [Rockford, IL: TAN Books, 1976], 22).

William Webster’s quote: (William Webster, 31).

Black’s Law Dictionary: Black’s Law Dictionary, Henry Campbell Black, St. Paul, MN: West Publ. Co., 1979, p. 1366.

Pope Leo XIII quote: Henry Denzinger, The Sources of Catholic Dogma [London: B. Herder Book Co., 1954], 491-492).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s